sábado, 21 de abril de 2007

Algas pardas ( Clase Phaeophceae )

Las algas pardas contienen clorofila a y c, acompañadas por pigmentos accesorios, como sustancia de reserva: laminarina, manitol y a veces aceites. Sus paredes celulares contienen celulosa y gran cantidad de mucilagos, de los cuales se extrae el ácido algínico y alginatos.
La mayoría son marinas de regiones templadas y polares. Domina en las costas, en la zona intertidal. Algunas de ellas como Macrocystis pyrifera , llegan a cubrir extensas áreas, en al costa patagónica argentina, formando los llamados "bosques de macrocistis", cuyos talos pueden alcanzar más de 100 m de longitud. Esta alga "avanzó" sobre el nicho ecológico que ocupaba el alga roja Gracilaria sp. al ser ésta sobreexplotada en la región.


Dyctiota sp.
Sargassum es un alga macroscópica de vida libre, constituye grandes masas de algas flotantes que se acumulan en regiones de aguas
tranquilas, entre los 20-35º de latitud norte frente a las costas africanas constituyendo el Mar de Sargazos. Las algas pardas suelen ser muy grandes y muchas tienen una variedad de tejidos especializados. El talo está diferenciado en un soporte que se adhiere a un sustrato, denominado de "hapterios" o rizoides, un cauloide o "tallito" (en el cual se diferencian "seudotejidos"). El cauloide suele presentarse vesículas con aire "flotadores". No hay formas unicelulares. Las algas pardas son junto con las algas rojas las más utilizadas por el hombre, forman parte de la alimentación de muchos pueblos litorales, quienes las utilizan también como abono en terrenos agrícolas. De ellas se extrae, entre otras, una sustancia llamada algina empleada en la industria cosmetológica en la elaboración de cremas de tocador.
El alga Macrocystis , abundante en nuestro país, es la productora de ácido algínico y con ella, además, se producen harina de algas. La harina de algas es utiliza en la alimentación animal, es fácilmente asimilables por aves y ganado, y contiene en su composción sales de las que carecen otros alimentos. Son indispensables para el buen funcionamiento de las glándulas, permitiendo un equilibrio orgánico perfecto.
El ácido algínico tiene poca importancia en la alimentación, donde solo es empleado como espesante, al igual que en la farmacia (por ejemplo, en la formación de alginato de hierro asimilable, para el tratamiento de las anemias). Tiene importancia en la industria de fabricación de plásticos, "rayón" y en complejos con caucho o goma laca.
La fucoidina, mucílago intercelular, es utlizado como anticuagulante al igual que la laminarina. Las faeoficeas juegan un rol importante en la producción industrial de la potasa, la soda y el yodo los contienen en dosis elevadas.